28 agosto 2015

Cabañuelas, otro agosto más.



Bueno, ya está. O casi.
Ya están los cielos observados, las hormigas, los vientos, las nieblas, etc...
Ahora toca empezar la parte "brujeril" que yo llamo. Sí, porque aunque me haya leído unos cuantos libros y sean algunos años los que llevo en esto de las cabañuelas, la intuición y lo que te enseña la naturaleza es lo que me hace pensar y escribir mis predicciones para el año siguiente.
Aparte de que el clima está cada vez más determinado en pequeñas áreas, tan pequeñas que en apenas 3 kilómetros hace un sol radiante y al lado está lloviznando.
Hay quien piensa que esto no es más que una superchería o una pérdida de tiempo.
Puede que lo sea, pero Alí Awan allá por el siglo XIII ya fue un buen cabañuelista del que hablan las crónicas y ya quisiera yo tener la sabiduría que tendría este hombre.
Solamente hay que ser inquieto y tener curiosidad porque la naturaleza que tanto maltratamos se merece gente que la observe y la ame.
Lo triste es que cada vez menos personas se dedican a este menester.
Bueno, mientras yo pueda seguiré en el empeño.

Aquí dejo un enlace con más información del tema.


Recibe mis entradas en tu correo

Entra aquí tu dirección de correo:

Delivered by FeedBurner

Translate, Traduce...

Facebook

Blogs opinión

Blogs "Especiales"

La república independiente de la radio

Mindfulness, Yoga, Naturopatía: Karina Morales

Mindfulness, Yoga, Naturopatía: Karina Morales
Clic en el logo

Tienda NUPANI

La cerámica de Manuel Guillén

La cerámica de Manuel Guillén
Clic en la imagen

Archivo del blog